Qué ver en Sevilla

El más grande templo gótico: La Catedral de Sevilla

By septiembre 2, 2019 No Comments

La Catedral de Santa María de la Sede, mejor conocida como la Catedral de Sevilla, es un increíble lugar cuyas paredes y techos guardan rastros de la historia de Sevilla. Su extensión, diseño y antecedentes la convierten en uno de los principales destinos turísticos de Sevilla, presentado una gran cantidad de espectadores cada año. Te invito a que conozcas acerca de esta enigmática Catedral, cuya historia y diseño te capturarán.

nave central de la catedral de sevilla

La Catedral de Sevilla: Patrimonio de la Humanidad

Junto a la Giralda, Real Alcázar de Sevilla y el Archivo de Indias, La Catedral de Sevilla forma parte del conjunto declarado por la UNESCO en 1987 como Patrimonio de la Humanidad. Galardonados con este título debido a la integridad y mantenimiento de sus estructuras.

La Catedral de Sevilla es una de las edificaciones religiosas más grandes del mundo, con mayor conglomerado de estilos renacentistas y góticos que reflejan la historia de la provincia sevillana. Lo que la convirtió además, en un Bien de Valor Universal Excepcional en el año 2010.

Un poco de su historia

La tradición afirma que la construcción de la Catedral se inició en el año 1401 y aunque no existe alguna documentación que certifique esta información, este es el año que los sevillanos atribuyen por tradición.

No es sino hasta el año 1433, donde se encuentran las primeras pruebas documentales acerca de la construcción de este gran templo. Edificado sobre los restos de la mezquita musulmana, la Catedral de Sevilla es testigo de la época almohade, de la que aún quedan restos como la actual Giralda (antiguamente uno de los minaretes de la gran mezquita) y el patio de los Naranjos (correspondiente al patio de abluciones durante el dominio musulmán).

Las obras de construcción se extienden hasta el año 1506, cuyo proyecto de estructuración inició el maestro Alonso Rodríguez. Sin embargo, debido a un derrumbe ocasionado por el exceso de peso de la estructura, la obra culminó en manos del arquitecto Juan Gil de Hontañón. Más tarde, 370 años después, la estructura volvió a derrumbarse, por lo que asignaron a Joaquín Fernández  para su reconstrucción, la cual se mantiene hasta la actualidad.

¿Qué ver en la Catedral?

La Catedral de Sevilla está repleta de un sinfín de diseños que te dejarán impresionado. Por lo que no puedes dejar de visitar cada una de sus áreas. Desde el exterior de la Catedral podrás observar la ya mencionada Giralda, un enorme campanario de 104 metros. Por otra parte, existen numerosas puertas por las que se puede acceder al templo, cada una refleja en su diseño el mejor estilo gótico de la época.

En el interior, destaca la nave central cubierta con bóvedas ojivales, en esta área podrás encontrar al coro. La Capilla Mayor, Capilla Real y las Cuatro Capillas de los Alabastros son solo una de las maravillosas edificaciones que puedes ver, cuyo diseño y obras artísticas de más de cinco siglos son los principales atractivos.

Datos importantes a considerar para tu visita

Esta enigmática catedral es uno de los destinos más visitados por cientos de turistas diariamente, por lo que es posible que encuentres largas colas al momento de acceder a algunas de sus espacios. Es por ello que, recomendamos que hagas una reserva con antelación de visitas guiadas sin espera para que puedas disfrutar mucho más.

El recorrido por toda la catedral tiene una duración aproximada de tres horas, por lo que debes hacer tiempo en tu día para esta visita. La entrada oscila entre los 4€ y 12€.

Por todas estas razones, la Catedral de Sevilla es, sin duda alguna, uno de los lugares de Sevilla que no puedes dejar de visitar. Sus múltiples espacios, diseños e historia la convierten en el principal atractivo de la ciudad.

Leave a Reply