Monumentos de Sevilla que no te puedes perder

¿Vas a pasar unos días a Sevilla? ¿Andas un poco perdido y no sabes por donde empezar a patear la ciudad? No te preocupes, estás en el lugar correcto, aquí encontrarás información de sobra para saber qué hacer en Sevilla y qué visitar, no pierdas detalle.

En este artículo vamos a hablar concretamente de 3 monumentos de Sevilla que no puedes perderte, son tremendamente conocidos, aquí y hasta en Pekín así que si estás planeando un viaje a Sevilla y no los conoces en personas los siguientes monumentos, no tendrás perdón de Dios, jajaja, es broma, pero sí, estarás cometiendo un pecado.

La Torre del oro

La Torre del Oro fue construida en el siglo XIII por orden del último gobernador almohade Ibn Uhla con fines militares. Su nombre se debe a los azulejos con reflejos dorados que la recubrían inicialmente.

Tiene planta de doce lados y su diseño está basado en la Torre de Espantaperros de Badajoz. El último cuerpo circular de la torre fue añadido por Sebastián Van der Borcht en 1760.

La Torre del Oro se unía por una fuerte cadena que cruzaba el río y la unía con otra torre que existía en la otra orilla, la Torre de la Plata y, de esta manera, la entrada del puerto quedaba protegida. En la Edad Media, sirvió de prisión y de lugar para guardar los tesoros traídos por la flota de Indias. Actualmente, es un Museo Naval, mostrando con cartas marinas, maquetas y otros documentos históricos la historia naval de la ciudad.

La torre ha estado en peligro de desaparición en varias ocasiones. La primera de ellas, un terremoto unido a la intención posterior de demolición por parte del Marqués de Monte Real, en 1755. La segunda, durante la Revolución de 1868 en la que se puso a la venta para aprovechar sus materiales. En ambas ocasiones, fueron los hispalenses los que la defendieron y consiguieran que podamos disfrutar de ella hoy en día.

Puede visitarse de martes a viernes de 10:00 a 14:00 horas y los sábados y domingos de 11:00 a 14:00. El precio de la entrada es de 1€. Los martes la entrada es gratuita.

La Plaza de España

La Plaza de España es, sin duda, uno de los lugares emblemáticos de Sevilla. Está situada dentro del Parque de María Luisa.

Diseñada por el arquitecto Aníbal González, fue inaugurada en 1929 para la Exposición Iberoamericana, aunque fue Vicente Traver quien finalizó el proyecto.

Hasta mil hombres llegaron a trabajar en la construcción de sus 50000 metros cuadrados, de los que 19000 son edificados y los restantes de espacio libre. Su forma es semicircular, con 200 metros de diámetro.

Simboliza el abrazo de España y sus colonias. Está orientada al río Guadalquivir, como camino a seguir para llegar a América.

Con un toque renacentista y barroco en sus torres, los materiales que predominan son el ladrillo, el mármol y la cerámica.

En el centro, una fuente también de Vicente Traver, con una canal cruzado por cuatro puentes. Estos puentes del centro representan los cuatro antiguos reinos de España.

A su alrededor, bancos y ornamentos de azulejo aluden las 48 provincias españolas ordenadas alfabéticamente.

La plaza ha sido escenario de diferentes películas. Además de aparecer en Lawrence de Arabia, ha sido el palacio de la ciudad de Theed en Naboo en el Episodio II de La Guerra de las Galaxias. Anakin Skywalker y Padmé Amidala pasearon su amor por ella.

La entrada a la plaza es libre, aunque tiene hora de cierre, las 22h.

La Giralda

La Giralda es, sin duda, un símbolo en Sevilla.

Con una altura de 97,5 metros, hubo un día en el que fue la torre más alta del mundo. Pegada a ella, la Catedral de Sevilla, construída sobre los restos de la antigua mezquita de la que la Giralda era su minarete.

Monumentos de sevilla

La torre se ha construído en diferentes momentos de la historia. La primera parte fue levantada en 1184 a las órdenes del emperador marroquí Abu Yacub Yusuf, empleándose para sus cimientos piedras de monumentos romanos y con una rampa para ascender a la parte superior, por la que se subía a caballo.

Sobre esta antigua torre, se añadió en el XVI el campanario, demás adornos y, encima de todo, una estatua de una mujer con vestiduras romanas, adquiriendo así su forma definitiva.

De esta estatua deriva el nombre de la torre, ya que se trata de una veleta. Como la veleta gira, la estatua tomó el nombre de Giralda (la que gira), y posteriormente, toda la torre acabó conociéndose por ese nombre. En ese momento, la veleta pasó a llamarse Giraldillo.

Si visitas la ciudad, vale la pena subir hasta su parte superior, pues las vistas son espectaculares (aunque prepárate para subir las 35 rampas).

El precio de la entrada a la Catedral y la Giralda es de 7,50€, con precio especial de 2€ para estudiantes y pensionistas, y gratuita para desempleados, discapacitados, menores de 16 años y sevillanos.

El horario de invierno es de lunes a sábado de 11:00 a 17:00 y los domingos de 14:30 a 18:00. Y el de verano de lunes a sábado de 9:30 a 16:00 y los domingos de 14:30 a 18:00.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *